Realmente es una alternativa a una cortadora longitudinal, bajo el concepto de las líneas de corte longitudinal y transversal. En primer lugar, se corta la longitud de la bobina deseada y después se divide la plancha en cualquier anchura deseable. Incluso los cortes pequeños son eficientes, limpios, sin rebabas y resistentes a la torsión y posteriormente proceder incluso a su marcado, etiquetado o almacenamiento.